La estructura

Tenute D’Onghia es un maravilloso ejemplo de cómo la tradición puede coexistir con la innovación, porque su alma campesina convive con la búsqueda de una producción ecológica y certificada.
La finca tiene una superficie de alrededor de 50 hectáreas, con árboles frutales llenos de aromas y colores que duran más de ocho meses al año.
Quédese con nosotros y desconecte de la locura de la vida cotidiana. Tenga la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza, los árboles, las flores maravillosas y las frutas coloridas.

 Unas vacaciones para el cuerpo y el alma, rodeados de la naturaleza en toda su belleza. Los niños podrán disfrutar de una experiencia única gracias a las actividades de la granja didáctica.

El alojamiento consta de 3 habitaciones dobles y 3 apartamentos que disponen de una cocina totalmente equipada. Las habitaciones dan a un patio con olivos, y cada una toma el nombre de los productos cultivados en la finca. La estructura dispone de un aparcamiento privado y seguro al aire libre.

Tenute D’Onghia es un maravilloso ejemplo de cómo la tradición puede coexistir con la innovación, porque su alma campesina convive con la búsqueda de una producción ecológica y certificada.
La finca tiene una superficie de alrededor de 50 hectáreas, con árboles frutales llenos de aromas y colores que duran más de ocho meses al año.
Quédese con nosotros y desconecte de la locura de la vida cotidiana. Tenga la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza, los árboles, las flores maravillosas y las frutas coloridas.
 Unas vacaciones para el cuerpo y el alma, rodeados de la naturaleza en toda su belleza. Los niños podrán disfrutar de una experiencia única gracias a las actividades de la granja didáctica.
El alojamiento consta de 3 habitaciones dobles y 3 apartamentos que disponen de una cocina totalmente equipada. Las habitaciones dan a un patio con olivos, y cada una toma el nombre de los productos cultivados en la finca. La estructura dispone de un aparcamiento privado y seguro al aire libre.
Una gran recepción con una amplia exposición de productos locales, una moderna cocina y una amplia sala para desayunos con chimenea completan la magia en la granja.

La antigua capilla de la familia construida en el siglo XVIII, muy probablemente en 1788, como figura en la fachada, es un ejemplo único en su género, ya que fue construido dentro del propio patio, y no fuera, como habitualmente pasaba en aquélla época. Toda la capilla fue restaurada en 2014, y sus iconos pictóricos han vuelto a su esplendor original.