Castel del Monte

Castel del Monte, la corona de Federico II en Apulia

Castel del Monte posee un valor universal excepcional para la perfección de sus formas, la armonía y la fusión de elementos culturales procedentes del Norte de Europa, el mundo musulmán y la Antigüedad clásica. Es una obra maestra única de la arquitectura medieval, que refleja el humanismo de su fundador: Federico II de Suabia.
Con esta motivación, en 1996, el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO reunido en Mérida (México), ha incluido en la Lista del Patrimonio Mundial el castillo, construido por Federico II de Suabia alrededor de 1240.
La elección del lugar parece ser cualquier cosa menos aleatoria, y no solo en un nivel estratégico: una colina inundada por el sol a todas horas del día, con la que el monumento parece estar constantemente relacionado. La luz del sol y las sombras que surgen de ella, realzan y definen las formas del monumento, muy regulares pero sutilmente diferentes, y realzan los colores, que también son uniformes y cambiables entre sí.